All fields are required.

Close Appointment form
  • + (57-1) 756 1601 - (57) 310 766 8391

Los desayunos

Los desayunos

Aunque para ello necesitamos un sutil cambio de hábitos.

En cada esquina de nuestra ciudad nos topamos con un estilo de vida marcado por las carreras, llegar a tiempo al trabajo, al colegio, al transporte urbano que provoca que dediquemos poco tiempo al desayuno: un tinto casi hirviendo y unas tostadas con margarina “ni siquiera con mantequilla de leche”, no son suficientes para desafiar una jornada laboral diaria.

Así que debemos hacerle un “pare” a las carreras que van en contra de nuestro organismo que tarde o temprano nos lo agradecerá.

El desayuno perfecto se basa en productos que encontramos en los países del Mediterráneo como en la vuelta de la esquina de nuestro barrio, tales como lácteos, cereales y la infaltable fruta y prepárese para evidenciar sus beneficios.
Un buen desayuno debe aportar un 25% de la energía que necesitamos para vivir. De hecho, se sabe que el cuerpo no aguanta más de doce horas sin recibir ningún tipo de alimento; también se sabe que quienes desayunan de manera equilibrada rinden mejor tanto intelectual como físicamente a lo largo del día.

Debemos tener muy presente que el rendimiento hace parte de la contribución del desayuno si llevamos una dieta bien equilibrada, sin preocuparnos por el sobrepeso.

Todo Nutricionista o Chef Asesor están en la obligación ética de asesorar a todo aquel paciente que es propenso a la obesidad que apuntan a la necesidad de desayunar bien, como método para regularla. Y, el no desayunar en vez de adelgazar produce el efecto contrario pues al termino de varias horas sin probar bocado, lo que hace es estimular el organismo a consumir alimentos ricos en grasas, de lo que se deriva que el picar añade calorías sin aportarnos nutrientes valiosos.


 Alimentos básicos para un buen desayuno:


Un desayuno, para que sea saludable, debe incluir al menos tres de los siguientes alimentos:


 1. La Leche, porque nos aporta calcio, imprescindible para el crecimiento y el fortalecimiento especialmente indicada para los más pequeños y mayores de la casa. La gastronomía moderna ha introducido también la soja, que aporta muchas proteínas y a menudo se ingiere en sustitución de la leche.


2. El Aceite de oliva, es el ingrediente número uno en la dieta Mediterránea y muy recomendable por su alto contenido en ácido oleico. Sus virtudes tienen que ver con su contribución al colesterol bueno.


3. El Pan, aporta carbohidratos y una interesante sensación de llenura (moderadamente) Si lo combinas con tomate y aceite, el resultado es la Tomaca, refrigerio muy típico del Mediterráneo.


4. Las Frutas, son ricas y contienen una amplia gama de vitaminas. Las puedes degustar enteras o en jugos. Como profesionales recomendamos un mínimo de tres a cinco raciones de frutas y hortalizas al día, y la mejor manera es con nuestro infaltable Desayuno.


5. La Miel, junto con edulcorantes, contribuyen a endulzar nuestras mañanas y nos llenan de vitalidad.


6. Los Cereales, son una fuente de carbohidratos que nos llenan de energía al empezar el día; los encontramos en hojuelas de maíz, muslis, chocolates energéticos y frutos secos.


Con todos estos productos tenemos una importante base para idearnos infinidad de recetas que con la ayuda del Nutricionista y el Chef Asesor disfrutaran de un magnifico Desayuno.


Opciones de desayunos diarios:


Hemos visto que un desayuno nutritivamente completo tiene pan, infusión, frutas, un poco de grasa y leche. Veamos ahora varias opciones de menú para el desayuno sea completo y sano:


1. Una taza de café con 1 cucharadita de miel + 1 vaso de jugo de frutas + 2 tostadas de pan + 1 cucharadita de mantequilla o miel.+ un vaso de leche deslactosada.


2. Un batido de frutas mix + 1 cucharada de semillas de girasol + barra de cereal.+ un vaso de leche deslactosada.


3.  Sándwich de pan integral con queso mozzarella y tomate + 1 vaso de jugo de naranja.


4. Un tazón de avena con leche + 2 cucharadas con almendras tostadas, pasas y salvado de trigo.


5. Yogur sin dulce con 1 cucharada de salvado + 1 vaso de ensalada de frutas no acidas.


6. Tostada de pan tipo árabe con queso + 1 taza de té verde + 1 pera + un vaso de leche deslactosada.


7. Media toronja + 2 rebanadas de pan con queso.


8. Vaso de leche descremada + 2 tostadas con aceite de oliva y queso light.


9. Pancakes de harina integral con miel + 1 vaso de jugo de tomate + un vaso de leche deslactosada.


10. Taza de té verde + 1 manzana + 1 tostada con queso mozzarella.

1
  • Compartir

Sobre el autor

Luis Eber Rojas Duque

Post relacionados