All fields are required.

Close Appointment form
  • + (57-1) 756 1601 - (57) 310 766 8391

TESTIMONIOS

TESTIMONIOS

20170828-testimonio

Andrea Londoño

“Hoy me siento mucho más feliz que antes, más segura, llena de vida”

Quería un cambio, pensé en un embarazo a futuro, en el corazón y antecedentes familiares como la diabetes, la tensión.

Antes del balón llevaba una vida sedentaria, conforme, comía varias veces al día, pero no me fijaba en lo que realmente comía ni en la cantidad, era amante de la Coca cola (llegaba a tomarme 3 a 4 latas al día), papas fritas y chocolatinas sin hablar de las tortas, dulces, etc., no importaba la hora y como lo dije antes no importaba la cantidad, lo importante era que yo me sintiera satisfecha y por supuesto llena, además con muy pocas ganas de moverme o de efectuar alguna actividad.

A pesar de mi sobrepeso me sentía feliz, segura y claro sin la intención de aceptar que mi estado era preocupante, no me dolía nada y me consideraba una persona normal, además el sobre peso fue un problema que tuve desde pequeña, lo había llevado toda la vida, entonces me acostumbre.

El Balón apareció en mi vida sin buscarlo, como siempre digo “fui a preguntar y salí con el puesto” jajajaj y ha sido lo mejor, alguien me hablo de la cirugía bariátrica, pero nunca llegué a pensar que esto cambiaría mi vida de tal forma, que soy otra Andrea .Otras cosas que me llamaron la atención de este procedimiento fue la técnica utilizada, pues no había sangre, y tan sólo duraría 20 minutos y por supuesto influyó mucho la confianza que me dio el Dr.

Al llegar de nuevo a Londres después de la operación, me puse a pensar mucho, así que tomé conciencia de la responsabilidad que tenía en mis manos y quise llevar una dieta sana y saludable entonces tomé la decisión de dejar las gaseosas, el dulce, el chocolate y comenzar a hacer un poco más de ejercicio.

Me conseguí unas coquitas plásticas y le enseñe a mi cerebro a que esa era la cantidad a la que debía acostumbrarse a comer, el fijar una hora exacta me quedaba difícil, por mi trabajo, pero intentaba hacerlo lo mejor posible.

Claro que me daban antojos pero trataba de olvidarme de ellos con zanahorias crudas y cortaditas, rábanos, pedacitos de manzana, piña y luego fui cambiando la leche normal por la leche de soya y a comenzar a cocinar las verduras al vapor… ahh sin olvidar la botellita de agua en la cartera.

Cuando comencé el ejercicio, me empecé a fijar mucho más en las calorías, en intentar no comer más de lo que podía quemar y claro el cerebro empezó a sentirse más activo, lleno de vida y con esto la seguridad en mí aumento también.

Me impresioné cuando vi mi foto después de seis meses de ejercicio y buen comer, digo buen comer porque se come bien, no como la gente piensa que para bajar de peso hay que aguantar hambre… y claro, ver como bajaba la tablita de peso cada semana. La ropa ya me quedaba grande, aumentaron mis ganas de seguir adelante y darle una sorpresa al Dr. Germán y claro a mi familia, ese sería mi premio, verles la cara a mi regreso a Colombia. Y creo que lo logré!!!

Esto se dice uno “el que me quiere me quiere como soy” hoy le encuentro significado, porque primero tiene uno que empezar a quererse a si mismo.

Hoy me siento mucho más feliz que antes, más segura, llena de vida y no lo digo por lo que ven en mí, lo digo por lo que siento. Me he demostrado que con ganas, disciplina y motivación, se pueden alcanzar muchas cosas!!!

* El éxito en el proceso dependerá de los cambios realizados en el estilo de vida y el seguimiento de las recomendaciones dadas por el equipo de profesionales. Existen variaciones dependiendo de cada caso en particular.

 

Fabio Pachecho

“Tomé la decisión principalmente por salud, tenía problemas de sobrepeso”

Comía en grandes proporciones, a deshoras, muchas veces y demasiado rápido, con el estrés del trabajo siempre me desquitaba con la comida. Todo lo anterior me llevo a sufrir de sobrepeso.

He tenido problemas de sobrepeso toda mi vida, desde que me acuerdo, porque siempre he tenido los mismos hábitos. Además estaba sufriendo de ronquido y el doctor me dijo que debía bajar de peso para acabar con ese problema. Él me recomendó al Dr. Piñeres y eso me generó confianza para consultarlo y someterme al programa.

Tomé la decisión principalmente por salud, tenía problemas de sobrepeso y todo lo relacionado con eso: hipertensión, apnea del sueño y gastritis.

Después con una valoración de la nutricionista comencé a cambiar mis hábitos alimentarios. Ahora como más fruta y verdura, por ejemplo, almuerzo 50% de verdura, ya sea fría o caliente, una sola harina y una proteína. Nunca me salto ninguna comida y siempre trato de comer a la misma hora. En la noche como poco y muy balanceado.

Durante el procedimiento la verdad tuve muy pocas complicaciones, casi no lo sentí. Tuve algunos reflujos los primeros días después del procedimiento, pero por ejemplo nunca presente vómito que me han dicho es muy común.

El programa me ha parecido muy bueno y muy completo, pues el cambio ha sido drástico. Ahora puedo usar ropa que antes no.

* El éxito en el proceso dependerá de los cambios realizados en el estilo de vida y el seguimiento de las recomendaciones dadas por el equipo de profesionales. Existen variaciones dependiendo de cada caso en particular.

Xeneida Godoy

“Me miré al espejo y me sentí feliz, mucho más de lo que solía ser”

Toda la vida tuve problemas de sobrepeso, además viví once años en los Estados Unidos, allá no tenía inconveniente, era una persona feliz y no me importaba, la mayoría de mis amigas sufrían los mismos problemas de obesidad que yo, e incluso peores, nos prestábamos la ropa.. allá es normal ser así, pero cuando llegué a Colombia me dí cuenta que éste país no es para gordos. Tenía problemas al comprar la ropa, pues no encontraba nada y la gente no era amable por mi apariencia.

Me acuerdo que el Dr. Piñeres me preguntó cuántas comidas hacia al día, yo le dije una; el se quedó asombrado, ajajá era una sola pues todo el día me la pasaba comiendo.

Por ejemplo me desayunaba un sándwich en un pan francés de los grandes y al poco tiempo me comía un pastel, una empanada y así seguía todo el día.

Además sufría de bulimia por la ansiedad, comía demasiado y luego tomaba diuréticos, laxantes y todo tipo de pastillas para adelgazar. No sabía que eso era bulimia pues pensé que siempre estaba asociada a provocarse el vómito. Cómo dije antes, no me sentía mal con mi sobrepeso cuando vivía en los Estados Unidos y además mi esposo me conoció así. Pero cuando llegué a Colombia supe que tenía un problema y comencé a buscar ayuda.

Quería someterme al By-pass pero el Dr. Piñeres, luego de realizarme las consultas necesarias, me habló de todas las alternativas que tenía y me recomendó el Balón Gástrico.

Por eso escogí éste programa, por la honestidad y por la atención personalizada. Los otros doctores únicamente se preocupan por someter al paciente al tratamiento más costoso sin importarles nada más. El Dr. Piñeres fue el único que me aconsejó honestamente y después de una serie de valoraciones me recomendó el Balón Gástrico.

Hace dos años me sometí al procedimiento y hoy todavía tengo seguimiento, el seguimiento es continuo. Cualquier consulta o chequeo que te quieras hacer, el Dr. Piñeres está ahí para escucharte y ayudarte. Además hay acompañamiento de todo su equipo.

Me introdujeron el Balón Gástrico en Diciembre 19 de 2006, en ese momento pesaba 102 kilos, ahora peso 72 kilos y estoy esperando mantenerme así. La primera semana fue molesta para mí. No porque algo hubiese salido mal durante la intervención, sino porque la ansiedad es un problema mental y yo me obligaba a comer en exceso pero el cuerpo no me lo permitía, entonces tuve vómito.

Siempre he sido una persona de contextura gruesa y no hice ese cambio por una cuestión estética sino para sentirme bien y en especial cómoda.

Ahora la gente me trata amablemente, no tengo problemas para buscarme ropa. El cambio más importante fue el darme cuenta que podía ser más feliz de lo que era antes, mirarme al espejo y sentirme bien.

Eso cambia todo, poder salir, ir de compras y no estar pensando en comida todo el tiempo porque te vuelves esclavo de ella.

Ahora como de todo pero en las porciones adecuadas.

* El éxito en el proceso dependerá de los cambios realizados en el estilo de vida y el seguimiento de las recomendaciones dadas por el equipo de profesionales. Existen variaciones dependiendo de cada caso en particular.

¿QUIERES CONOCER MÁS RESULTADOS?

TESTIMONIOS